• Análisis "RiME"


    Sublime. Espectacular. Envolvente. Mágico. Fascinante. Todos esos y muchos adjetivos más, son los que se merece ésta enorme obra maestra creada por "Tequila Works". Un juego que engancha de inicio a fin, rejugable, que te va dando nociones de una trama muy bien elaborada y que demuestra que, en ocasiones, con muy poco, se puede lograr mucho. La empresa española, encargada de desarrollar ésta joya de tan enorme calibre, ha conseguido contar una preciosa historia llena de altibajos, de contrastes, que esconde un enorme y aparente misterio en su interior y, especialmente, una historia que emociona, que te saca una leve sonrisa, que te puede dejar estupefacto y que, a su vez, te puede sacar más de una lágrima. Un cúmulo de sensaciones, emociones, sentimientos y pensamientos, encontrados en una trama que despierta muchas cosas y que remueve algo a toda persona afortunada de disponer de una copia de tan artística propuesta.


    Que "RiME" es un título preciosista salta a la vista, sin embargo, a medida que vamos disfrutando del mismo y desde que despertamos a la orilla de una playa en una isla perdida, nos vamos metiendo de lleno en ésta maravilla que no tiene mapas, indicadores, guías, tutoriales ni cualquier ayuda para que seamos nosotros mismos los que vayamos descubriendo de a poco cada lugar, cada zona, cada sala o cada rincón de las diferentes y diversas islas y de aquellos parajes más recónditos que mezclan variopintos estilos artísticos y que se inspira en lugares mediterráneos, tan coloridos como lúgubres, pero con una enorme personalidad estética y un apartado visual alucinante.


    Estamos ante una aventura en tercera persona que mezcla plataformas y puzzles, ambos géneros, bien combinados y que nos va metiendo de lleno en un argumento del que desconocemos absolutamente todo. Sin diálogos, sin subtítulos, sin tutoriales... pero es que aquí todo eso nos sobra, pues es la magia de éste título.


    En "RiME", a medida que avanzamos, vamos obteniendo nociones básicas del propio arco argumental. No solamente estrecharemos lazos con ciertos seres vivos o animales que actuarán como magníficos acompañantes y aliados para afrontar los vaivenes de éste increíble viaje, en concreto, para que no nos perdamos, también nos encontraremos con sombras y almas que no nos dicen mucho hasta que vayamos descubriendo qué sucede en ésta apasionante e intrínseca historia. Cada coleccionable, que son numerosos y están bien escondidos, nos hacen tener que explorar cada rincón más recóndito e inesperado, incluso allí donde aparentemente no hay nada. La BSO de éste juego es simplemente descomunal, por no decir irrepetible y una auténtica delicia, sólo a la altura, eso sí, de piezas inigualables y únicas como la de "Nier: Autómata". Cada puzzle nos va mostrando el mimo y el cariño que se ha depositado en el título pues todo está muy bien conectado y, a pesar de que a poco que usemos la cabeza se hace predecible y no es tan extremadamente difícil salir del paso, en muchas ocasiones, tendremos que exprimir bien nuestra masa gris para poder continuar nuestro camino. La jugabilidad es sencilla, positiva, las mecánicas están bien desarrolladas y son simples además de estar muy bien implementadas en el título. El apartado gráfico y artístico es una gozada ya que, el juego es colorido y sombrío y tiene una mezcla de arte pintoresco al más puro estilo mediterráneo como bien comentábamos anteriormente y que nos dejará, a buen seguro, con la boca abierta y nos darán ganas de quedarnos mirando y explorando más y más.


    Los contrastes de luz y color, el cambio del ciclo día-noche, los diferentes y diversos retos que harán que nos encallemos en más de una ocasión teniendo que pensar un poquito más de la cuenta para que vayan encajando las cosas y poder así seguir avanzando, los cambios de sonido y giros inesperados en cuanto a zonas y a personajes e incluso por lo que a algunos enemigos respecta, que nos pondrán algunas trabas y dificultades, hacen de "RiME" algo diferente, exquisito, un juego que nos saca de todo lo normalmente visto hasta la fecha y, aunque tiene toques y parecidos con otras obras de similares características, nada tiene que ver en su conjunto, al final, sabréis por qué.


    Un título ameno, ingenioso, creativo, para todo tipo de público y con más de un reto que, aunque no es un juego para nada difícil, entrañará algunos desafíos y nos hará estancarnos en más de una ocasión, sobretodo, si sois de esos que van a por el 100% y a por el PLATINO. Nos encontramos ante una de esas sorpresas que, sin hacer mucho ruido, sus números en ventas están más que justificados porque cuando se pone talento y se le suman el trabajo y el esfuerzo, el tacto, el cariño y el mimo usado a lo largo de varios años de desarrollo, al final, nada puede salir mal, y eso, justamente es lo que le ocurre a "RiME".


    Jugarlo y descubrirlo todo de principio a fin es más que una experiencia gratificante, sin mencionar que los finales despiertan todos los sentimientos escondidos de cada ser humano y es satisfactorio enterarte del por qué de todo y de qué trata finalmente toda la historia bien enlazada y escondida en ésta obra.

    A buen seguro, acabarán rendidos ante éste enorme juego. El aspecto negativo (Por ponerle algún "pero") es, sin lugar a dudas, su corta duración a pesar de su rejugabilidad, nada que no pueda solucionarse intentando encontrar todo y disfrutar pausadamente y con calma todo lo que nos ofrece "RiME".