• Especial: Resident Evil



    ADVERTENCIA: Este artículo tratará de amenizar una historia compleja y laboriosa. Todo lo demás se deja al azar del jugador.

    Bienvenidos a todos. Hoy tenemos el orgullo de presentaros una nueva entrega de nuestra sección “Especiales”, haciendo un homenaje al título impulsor de lo que hoy conocemos como “Survival Horror”. Este artículo tratará mayormente de exponer y relatar desde la propia experiencia qué significado ha dado el género desde sus inicios hasta hoy. La intención será comentar uno a uno (dependiendo de vosotros, los lectores) todos los títulos principales de la saga desarrollados para las plataformas PlayStation y comentar a fondo los detalles y la historia del juego. Sabemos que hay versiones mejores y para otras plataformas, pero no es el tema que nos ocupa en esta ocasión. Hablamos, como no, del primer Resident Evil.




    Verano de 1996. Como otro día cualquiera, un chico salía por la tarde de su casa para estar con los amigos. El curso escolar había acabado y ya habían llegado las tan ansiadas vacaciones. Jugaban con los cromos de fútbol, con la consola Sega Mega Drive, echaban sus buenos partidos de barrio… Pero ese día, paseando se topó de casualidad con algo que marcaría su vida y su percepción del juego para siempre. En un centro de lo que es la difunta DiverTienda, los protagonistas principales de su distracción fueron una pantalla gigante, la legendaria PlayStation y el mismísimo dueño de la tienda jugando a Resident Evil. Ese chico extasiado que miraba desde el escaparate era yo”.


    Como sabéis, Resident Evil salió ese mismo año (concretamente el 22 de Marzo) en primicia para PlayStation (conocida por entonces como PSX) de la mano de esa compañía que en aquellos años era de culto para cualquier jugón de la saga Street Fighter, la inconfundible Capcom. Posiblemente juegos como Alone in the Dark iniciaron la senda o el modelo a seguir para que Resident Evil implantase la consagración y culminación de un género definido desde ese momento: Survival Horror. Su director, un joven Shinji Mikami, aprovechó las capacidades de la gris de Sony que por aquel tiempo se podían explotar, dando lugar a una auténtica maravilla visual y jugable. El joven director ya participó anteriormente en Sweet Home, otro título de Capcom desarrollado para Nintendo (NES), cuyas bases, a pesar de ser de género distinto, serían idénticas. Vamos a pasar directamente a una parte de la trama, jugabilidad y experiencia personal (no precisamente en ese órden):



    Somos el Equipo Alpha de S.T.A.R.S. y recientemente hemos perdido el contacto del Equipo Bravo de S.T.A.R.S. Por tanto, hemos de ir en su búsqueda y los informes redactan que un grupo de unas 10 personas ha desaparecido en las montañas Arklay de Raccoon, algunas de ellas encontradas descuartizadas, pareciendo ser como base el ataque de un oso o un lobo. Una vez en el lugar, vemos que el grupo Bravo también ha desaparecido, solamente encontramos los restos del helicóptero estrellado. Ya alertados y nerviosos, una manada de perros rabiosos sale a nuestro paso y consiguen matar a nuestro compañero Joseph. Preso del pánico, el piloto Brad Vickers, decide arrancar su helicóptero y dejarnos a nuestra suerte. Para colmo, solo podemos evadir los ataques de los animales adentrándonos en una escalofriante mansión. Quedamos vivos Wesker, Jill, Barry y yo (Chris Redfield). Una vez dentro, respiramos tranquilos… pero desconocemos por cuánto tiempo.




    Tomando ya el control de uno de los dos personajes seleccionables (Chris Redfield o Jill Valentine) lo primero que notamos con el mando en las manos es una sensación de soledad acojonante y una incertidumbre bestial. Las armas que tenemos desde el inicio son muy básicas y la munición no es para nada generosa. Las zonas de guardado de ítems, las cintas de guardado y las plantas o sprays curativos están estratégicamente situados para que nuestra aventura no sea un camino de rosas. Este infierno nos durará en la primera partida (contando con que sea la primera vez que juguemos al título) alrededor de unas 8 o 10 horas. Predomina la situación de las cámaras fijas y los escenarios pre-renderizados, siendo todo diseñado para obligarnos a ver lo que el director del juego quiere que veamos, pues nunca sabremos lo que nos espera detrás de una esquina. No llevaremos ni 5 minutos de juego cuanto tengamos que chuparnos una cinemática que en su día (y a día de hoy para los que amamos el survival clásico) fue lo más escalofriante visto hasta la fecha. Os dejamos con dicha cinemática, haciendo honor al primer zombie que hace aparición en el juego:



    El principal protagonista de esta aventura (sin él nada de lo que sucedido serviría de nada) es el T-virus. Según Umbrella (Corporación responsable de tales atrocidades) de cara al exterior, es un fármaco para la cura y regeneración de enfermedades a nivel celular y molecular. Lo peor es la finalidad real: Crear el Arma Biológica Definitiva.


    Veremos durante el periplo una cantidad de enemigos bastante generosa, fruto de las pruebas realizadas por los investigadores a seres humanos y animales, cuya finalidad será matarnos a todos para extraer los datos de las capacidades de combate que muestran una vez ya infestados. La mansión realmente es la tapadera perfecta para desarrollar el virus sin que nadie sospeche, pues toda la trama en sí es un misterio para los propios protagonistas y sobre la marcha iremos descubriendo cosas que se escapan a nuestra imaginación. Plantas carnívoras, perros zombies, Serpiente Gigante, Hunters, tarántulas descomunales y otros inquilinos intentarán frenar nuestro objetivo. Otro dato a destacar es su jugabilidad, haciendo el título muy rejugable y metiendo al jugador de lleno en el papel.
    Resident Evil no es un juego lineal, no es un juego para los que buscan acción. Es un juego para los que quieran complicarse la vida. Tendremos que visitar muchísimas veces las mismas zonas de la mansión, pues para poder avanzar tendremos que resolver infinidad de puzzles y conseguir las llaves o los emblemas que harán falta para abrir esa puerta que tanto se nos resiste y nos impide seguir con la aventura. El juego en sí, más que terror explícito, goza de un apartado sonoro impresionante. Las melodías encajan perfectamente con el momento y harán que vivamos con intensidad y cautela cualquier situación que se nos presente. Durante el trayecto podremos adquirir gran variedad de armamento para suplir nuestra débil Beretta o nuestro ridículo cuchillo de combate. Una escopeta, una Magnum o el todopoderoso Lanzacohetes son un claro ejemplo. Cada arma viene mejor dependiendo del enemigo al que nos enfrentamos. Aviso de que si queréis eliminar a un Hunter con la escopeta o a la Serpiente Gigante con la Beretta veréis que os ocurrirán dos cosas: O los elimináis quedándoos con poca munición o simplemente os eliminarán ellos. Racionarse bien y adaptando las armas según el enemigo son los elementos claves. También tenemos las hierbas curativas, imprescindibles si queremos salir airosos, mezcladas o consumidas individualmente. Las tenemos verdes, rojas y azules, comunes de la zona boscosa de Raccoon. Dependiendo de sus combinaciones tendremos desde un nivel curativo básico hasta un nivel curativo total. Los sprays de primeros auxilios repondrán totalmente nuestra salud, sea cual sea el daño que hayamos recibido.


    Seguimos con el inventario, ese elemento que, en este título concreto, tiene muy poca capacidad y no podremos llevar todo lo que quisiéramos. Como no llevemos las armas, munición e ítems adecuados para el momento que nos acontezca… lo pasaremos realmente mal. Los baúles normalmente están acompañados de una máquina de escribir, cuya misión será guardar/sacar ítems y salvar nuestros avances respectivamente. Pero claro, sin cinta de tinta nos tememos que poco podréis hacer. Buscad alguna por los alrededores, son escasas pero usadas con cabeza serán vuestras mejores aliadas. Durante el juego tendremos que recoger multitud de informes que nos irán revelando datos de interés sobre la trama e instrucciones a seguir.



    Ahora le toca el turno a los modelados de los personajes y sistema de carga del juego. Existen 3 versiones distintas de Resident Evil en PlayStation: La versión original que consta de un apartado gráfico muy aceptable (recordermos que hablamos de un juego de principios del 96), la versión Director’s Cut que consta de unos modelados mejorados respecto al original y varios ángulos de la cámara cambiados y por último una versión Director’s Cut DualShock, la misma que la anterior pero haciendo uso de la vibración del mando. Los modelados en la 32 bit de Sony no fueron muy espectaculares si hablamos de polígonos, píxeles y demás… pero esos gráficos sucios que mostraban antaño daban un aspecto algo macabro a los juegos de este tipo. Otra novedad fueron los tiempos de carga del juego, los cuales se hacían notar cada vez que abríamos o cerrábamos una puerta, dando lugar a la incertidumbre anteriormente citada, pues nunca sabíamos que habría detrás de ella. Concluyendo el artículo, el juego presenta varias zonas de exploración. Para tener éxito en la misión, exploraremos a fondo la lúgubre mansión, una casa del guarda, una zona subterránea y por último veremos el laboratorio, del cual nacen todas las aberraciones de la naturaleza por las cuales hemos sido atacados sin compasión. En la parte final del laboratorio, la trama da un giro de 360 grados y no os podréis creer todo lo que ocurre delante de vuestros ojos. Si queréis saber más ya sabéis, estamos en verano y es una estación ideal para jugar a cualquier clásico Resident Evil. El juego original salió en inglés hablado y escrito para esta plataforma.



    Comentario personal:
    Como podéis ver, se ha evitado spoilear todo lo más importante, así como los nombres de los personajes que no podemos manejar y otros datos de interés. Se habla de una historia que, a pesar del paso de los años, sigue siendo una de las mejores tramas del universo Resident Evil. Muchos de vosotros veréis que es un juego antiguo, con gráficos muy malos (si hablamos de que comenzásteis a jugar del 4 en adelante) y que su jugabilidad es algo tosca pero creédme, merece la pena. Pocos juegos a día de hoy se hacen rejugables y poco a poco la esencia se va perdiendo. Con las luces apagadas, de noche y con el volumen de los altavoces alto veréis que en ambientación pocos juegos pueden presumir de esa inmersión jugable. Soy partidario de jugar siempre a un juego desde su sistema original y con el televisor y accesorios adecuados pero si sois poseedores de una PlayStation 4, PlayStation 3, PlayStation Vita, PlayStation Portable o la mismísima PlayStation, podréis jugar desde su formato físico hasta su descarga previa desde PlayStation Store. Desde Play4Trophies esperamos vuestros comentarios y dependiendo de vuestra aceptación seguiremos con la sección “Especiales” de la saga Resident Evil. Evidentemente haremos más adelante un resumen global del papel que realiza cada uno de los personajes de las entregas principales.


    ¿Queréis un “Especial: Resident Evil 2”? Está en vuestras manos.
    Comentarios 3 Comentarios
    1. Avatar de breakXedge
      breakXedge -
      Gran especial, viví ese primer Resident Evil con un acojone indescriptible! jejeje
    1. Avatar de AdrianR_94
      AdrianR_94 -
      Buen especial, haz más como este. Yo no lo viví ni creo que lo haga nunca, pues los juegos de terror no son lo mío, pero aún así siempre me han gustado los REs clásicos. Lo que sí me gustaba ver jugar a mi hermano en aquella época.
    1. Avatar de releon
      releon -
      Muchas gracias compañeros. Es un especial realizado a posta tipo "standard", ya que mucha gente que ronde menos de los 30 tacos no habrá vivido nada de esto, solo de pasada u oídas. La idea es que aparte de la evolución (para algunos buena y para otros horrorosa) que ha sufrido la saga desde sus inicios, sea lo más cercana posible desde el desconocimiento. Así pues seguiría con las demás entregas principales.

      De nuevo muchísimas gracias por vuestro apoyo, chicos